A través de una foto en muy baja resolución, la tarea era de definición simple: recrear un logo desde cero en vectorial para múltiples usos y añadir color tanto a éste como al resto de elementos gráficos de la empresa.
Recrear el logo tuvo poca historia: la R y la V debían ser de colores diferentes, por lo que decidí que el logotipo, en este caso un isologo en el que el texto y las imágenes forman parte de un todo indivisible, tendría sólo esos dos colores, según las instrucciones expresas del cliente. La corona otorga realeza al isologo mientras que las líneas gastadas dan sensación de antigüedad. En resumen, un logotipo que se sintiese viejo y nuevo, con colores que pudiesen representar a la empresa en varios formatos (carta, tarjeta de visita, etcétera) y con la serifa que otorga distinción.

Iniciar demo

¡Míralo en directo!

Habilidades